Untitled

Mas acerca de la crisis financiera

Hace menos de un año, el mundo fue sorprendido con inyecciones de liquidez de la Reserva Federal (FED) y del Banco Central Europeo (BCE) a los principales bancos mundiales; los montos, mayores a US$700 mil millones, superaban varios PIB latinoamericanos. Les acompañaron reducciones de la tasa de interés de la FED; el BCE la redujo por primera vez la semana pasada. Ante su insuficiencia, europeos y estadounidenses decidieron nacionalizar parcialmente sus bancos principales (Estados Unidos con US$250 mil millones) y garantizar todos los depósitos bancarios.

Las medidas intentan resolver una crisis gravísima e impedir una depresión. Ciertamente no es sólo financiera ni apareció mágicamente. Puede asociarse a decisiones monetarias que afectaron primero al sector real. Sus consecuencias se trasladaron al sector financiero, que operaba sin regulación adecuada. Repercutió seguidamente sobre el primero y así sucesivamente.

Entre enero 3 y noviembre 6, de 2001, la tasa de interés de la FED fue reducida de 6,5% a 1,75%. Su presidente en aquel entonces, Alan Greenspan, intentaba reanimar la economía estadounidense con base en el crédito y en el consumo.

Las hipotecas correspondientes fueron vendidas a bancos más grandes. Con ellas crearon unos derivados financieros que vendieron a otros bancos que, a su vez, los empaquetaron en otros derivados y los volvieron a vender, expandiéndose mundialmente. Las calificadoras de riesgo, contratadas por los mismos bancos, certificaron su seguridad. No existe regulación sobre los derivados, los bancos de inversión que los generaron ni las calificadoras que los certificaron, lo cual ha generado el caos que se está viviendo.

La expansión de construcción y consumo aumentó producción e importaciones de materias primas y manufacturas. Estas últimas fueron abastecidas mayormente desde China e India que, a su vez, demandaron más materias primas. Su crecimiento redujo su pobreza y con ello demandaron más alimentos y combustibles.

Por su parte, la guerra en Irak redujo la oferta petrolera. A su vez, subsidios a biocombustibles y rentabilidad petrolera disminuyeron las tierras de producción alimentaria y, consecuentemente, la oferta alimentaria. Ocurrió lo obvio: precios internacionales de alimentos, petróleo y metales aumentaron notoriamente. Con ellos, sus productores y los que les vendían bienes y servicios lograron su bonanza, que se extendió por varios años.

Tales aumentos de precios se reflejaron en las canastas de consumidores y los bancos centrales elevaron sus tasas de interés para, supuestamente, reducir demanda e inflación. Entre junio 2004 y septiembre 2007 la FED la elevó desde 1,25% a 5,25%.

La consecuente elevación de las tasas hipotecarias (de 5,05% a principios de 2004 a 6,74% en junio 2007 para créditos a 30 años) junto con la de precios alimentarios y combustibles produjo dos efectos: 1) impagos en las hipotecas: a mediados de 2007 las originadas a principios de 2006 tenían una morosidad de 23%; 2) una crisis inmobiliaria: en 2007 la venta de viviendas nuevas cayó 26% y la de usadas 13%.

Adicionalmente: 1) en 2007 el inicio de nuevas viviendas cayó 29% y la inversión residencial 19%; 2) la tasa de desempleo aumentó de 4,4% en diciembre 2006 a 6,1% en septiembre 2008; 3) consiguientemente se redujo el ingreso y muchos más dejaron de pagar hipotecas; 4) el precio de las viviendas se redujo nacionalmente 12% desde su valor máximo, en ciudades como Miami 25% y en California 50%.

Ante tales hechos, entre septiembre 2007 y octubre 2008, la FED redujo su tasa de interés de 5,25% a 1,5%. Para algunos prestatarios con meses de morosidad, no ayudó a cubrir atrasos y reasumir pagos. Para otros resultó irrelevante: sin empleo no hay ingresos, recursos para consumir, ni dinámica económica de crecimiento.

También comenzó a reducirse el precio de las viviendas y muchas hipotecas quedaron sin respaldo. Ellas, más las impagas dejaron descubiertos a sus derivados financieros y a los derivados de los derivados. Ante ello, los inversionistas devolvieron papeles y retiraron fondos dejando a los bancos de inversión ilíquidos. Con ello, a pesar de las inyecciones de liquidez, quebraron o se convirtieron en bancos comerciales a fin de acceder al apoyo estatal.

Otro fenómeno que ocurrió fue que ante pérdidas bancarias parciales o totales, los accionistas comenzaron a vender sus acciones. Se les sumaron los accionistas de las empresas manufactureras afectadas por la reducción de crédito y ventas (entre septiembre 2007 y 2008 la de automóviles cayó 21,6%) o del sector primario con precios internacionales reduciéndose (entre julio y octubre 2008 el índice de precio de commodities de Standard & Poor pasó de 59 a -25).

La venta de acciones se reflejó en las bolsas que cayeron estrepitosamente. En un año, hasta el 16 octubre de 2008, el índice compuesto del New York Stock Exchange cayó 38,7%.

Todo ello implica una fuerte descapitalización de empresas manufactureras que deben reducir su nivel de actividad y de empresas bancarias obligadas a reducir su nivel de crédito, afectando más aún a las primeras. Por eso las garantías y la capitalización de las bancarias. Pero montos tan grandes cuestionan la capacidad financiera de los Estados.

Por ello, lo más probable es que aquellos países que durante el auge acumularon liquidez, China, Rusia y árabes, acaben realizando esa capitalización: comprarán lo que no pudieron derrotar ideológica y militarmente. Veremos también muchas más desapariciones y fusiones empresariales y un gran aumento del gasto público para paliar desempleo y pobreza. Geopolítica e ideología nuevas; paradojas del capitalismo.

Y Latinoamérica recibirá menos valor de exportaciones, remesas y capitales. Significarán menos ingresos y devaluación, pero también menos empleos, utilidades, depósitos bancarios e ingresos fiscales, es decir, recesión con inflación. ¿Qué estamos haciendo para aminorarlas?

Blogged with the Flock Browser
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s